Tags

,

iamamiwhoami;_BLUE

Corría el año 2009 cuando misteriosamente empezaron a aparecer crípticos videos en youtube que funcionaban como videoclips a canciones densas y oscuras que rápidamente se convirtieron en un fenómeno viral. Durante ese tiempo las hipótesis eran varias, se hablaba de la enésima reinvención de una estrella del pop, de una nueva sensación de la música electrónica, etc. Lo que nadie se imaginaba era que detrás de este fenómeno era la cantante sueca Jonna Lee la que se estaba reinventando con su nuevo proyecto iamamiwhoami.


Luego de varios adelantos, fue en el año 2012 cuando este proyecto comandado por Lee sacó su primer LP: Kin, una obra maestra de música electrónica gélida y oscura al mas puro estilo The Knife pero con un punto más pop e incluso más interesante que incluye una búsqueda hacia el estribillo ,a la cual los hermanos suecos escapaban. Un año después editaron Bounty, que recopilaba todas las canciones que acompañaban a esos videos que dos años anteriores se habían convertido en viral, con los mismos excelentes resultados.


iamamiwhoami vuelve ahora a la carga con Blue, un LP donde decide apartarse de lo que podríamos esperar de ella. Al enfrentarse a una primera escucha las diferencias son claras. Hay mas luminosidad en los nuevos sonidos que Lee propone y las atmósferas opresivas y claustrofóbicas de Kin y Bounty ya no están tan presentes en este nuevo universo.


El disco abre de forma pacífica y hasta bucólica con ‘Fountain’, donde se puede ver ya esta diferencia con respecto a los trabajos anteriores. Los sonidos son más amables y hay cierta concesión a la electrónica de los 80, que se hace más evidente en el track que le sigue: ‘Hunting For Pearls’.


A medida que va avanzando el disco, uno puede notar que no solo el sonido es más cándido, sino que también hay un acercamiento bastante claro al pop. En tracks como ‘Vista’ o ‘Tap Your Glass’, iamamiwhoami suena bailable y hasta incluso feliz. Por otro lado, en temas como ‘RippleLee’, suena más accesible que nunca. Sin embargo es en los momentos más lentos e intimistas como en ‘TheLastDancer’ o ‘Shadowshow’, track que cierra el disco, donde Lee consigue transmitir más emoción y sonar más cercana que nunca en toda su carrera.


Si bien a lo largo de todo este nuevo trabajo la sombra de Kate Bush es muy evidente y cargante (de hecho en algunos momentos la voz de Lee suena más a la de Bush que ala de sí misma), y muchos de los tracks remiten de forma demasiado clara a la obra maestra que Bush nos dio en 1985, Hounds of love, Blue es un paso adelante necesario y positivo que abre una incógnita sobre el camino que tomara iamamiwhoami en el futuro. Tendremos que esperar para saber si este acercamiento al pop es solo un juego que Lee se permite de forma temporal o si es algo que ella decidirá tomarse en serio.

Advertisements