Tags

,

munk

Mathias Modica, mejor conocido como Munk, encontró la solución perfecta para publicar los álbumes que más le gustan a él y con esto lograr una libertad de estilo que se vuelve lúdica, fresca e innovadora en un género que por momentos parece que ya tiene todo hecho; publicar su nuevo LP Chanson 3000 en su sello propio Gomma Records es definitivamente la respuesta para jugar con el cliché sin volverse tal.


Grabado en Berlín, este nuevo álbum del alemán tiene un aire sumamente cosmopolita, de mezcla de etnias y estilos, de arte elevado con dejos populares y todo esto esta logrado por esa fusión de música disco experimental, electrónica de los 90s, new wave pop y exquisitos detalles jazz funk.


Los aportes vocales son esenciales ya la neoyorquina Lizzie Paige y la londinense Mona Lazettele imprimen una personalidad única que varía entre los clásicos setentosos de Chic en temas como “Cartoon”, “Happiness Juice”, “Deceiver” o el súper pegajoso y energético “The Beat”, que alternan con sonidos mucho más modernos y volviendose bien atractivos.


El eclecticismo extremo llega con “Misterio”. Tampoco aporta mucho “What Do U Want From Me?”, que se deja escuchar, lo mismo que los temas más dance casi sin vuelo como  “Analogue Attitude” o “Desire To Believe”. Pero por suerte hay muy buenos tracks cercanos al eurobeat como “Southern Moon”o “Intimate Stranger”, que nos hacen pensar que estamos frente a un buen disco aunque su último corte, con su mezcla bizarra de sonidos llamado “Grand Finale” nos haga pensar que quizá sea un álbum para escuchar con bajas expectativas y dejarse sorprender. No esperando lo grandioso que se nos anuncia es donde encontramos buenos y creativos momentos.

Advertisements