Tags

,

please

Ciertamente el divorcio a Sondre Lerche le ha sentado muy bien, y por más que él se empeñe en asegurarnos que no es un sentimentalista (en el tema llamado justamente así) nos encontramos con su álbum más experimental y cargado de emociones. Por suerte, no son todas rosas perfumadas, sino que como en la vida, son complejas y poco etiquetables.


Please abre confundiéndonos un poco con “Bad Law”, un tema que comienza feliz hasta que, como en algunas relaciones, llega la distorsión y esa comodidad desaparece. Es una canción compleja y excelente, los contrasten se los siente en la piel. Luego llega “Crickets” que definitivamente es el track más adorable del álbum y el que posiblemente nos llevemos con nosotros mucho tiempo.


“Legend” es muy feliz, quizá demasiado, con un coro que puede hacernos pensar en Coldplay pero por suerte la melodía se va complejizando, logrando destacarse con  personalidad. “At Times We Live Alone” es oscuro, espeso, bello y profundo, y genera el clima ideal para lo que viene: “Sentimentalist”, un tema romántico y sufrido, con dejos a canción de amor clásica y a su vez con ese toque Lerche tan particular. A partir de aquí el álbum se vuelve levemente menos interesante, aunque hay dos perlitas destacables: “Lucifer” y  “Lucky Guy”.


Quizá el álbum para algunos se haga un poco extenso, pero vale la pena. Aún en sus momentos más bajos nos muestra que realmente es un chico con suerte, aún en sus peores momentos puede hacer maravillas.

Advertisements