Tags

,

blonde

La elección del género parece haberles surgido casi naturalmente, esta mezcla perfecta entre el shoegaze, el dreampop y la neopsicodelica, calza a la perfección con las voces y con sus capacidades para tocar la guitarra y deslumbrar en un clima penumbroso y sumamente onírico.


Los Blonde Tongues -oriundos de Brisbane, Australia- saben como presentar algo sombrío pero iluminado, introspectivo pero absolutamente social; melodías llenas de capas y de matices.


“Wedding Bells” abre el álbum con unas guitarras bastantes distorsionadas, un clima nostálgico marcado por la voz y por los arreglos que resultan casi psicodélicos.

Advertisements